Autonomía Estratégica: Desafíos Inmediatos

4 y 5 marzo 2024

Desde su primera mención por el Consejo de Europa en 2013, el concepto de autonomía estratégica -definido por el CE como la «capacidad de actuar de manera autónoma cuando y donde sea necesario, y con los socios, siempre que sea posible»- ha cobrado relevancia en el ámbito europeo, en especial en lo relacionado con la Política Común de Seguridad y Defensa (PSCD) y la Estrategia Global de la UE de 2016.

Actualmente, Europa se encuentra ante una situación compleja en la que necesita reforzar sus herramientas en ámbitos como la economía, la sanidad, la energía, la defensa, el agua y la tecnología, entre otros temas, con el objetivo de velar por sus intereses.

Europa está aumentando su inversión en capacidades estratégicas, como ciberseguridad, inteligencia artificial, tecnología espacial y defensa cibernética, entre otros aspectos, para hacer frente a potenciales amenazas y desafíos en el ámbito de la seguridad.

Por otra parte, una transición hacia fuentes de energía renovable, así como una menor dependencia de combustibles fósiles extranjeros, son cuestiones clave para trabajar hacia una transición energética efectiva.

Asimismo, fruto de la inestabilidad sanitaria vivida en los últimos años y los diversos conflictos bélicos, la Unión Europea ha puesto en marcha programas como EUproSalud 2021-2027, con el objetivo de implementar una serie de medidas y de modificaciones legislativas que marquen el futuro de la sanidad europea y protejan la salud de los ciudadanos. Sin duda alguna, entre las medidas más relevantes destaca la elaboración de la Estrategia Farmacéutica Europea. Una revisión y actualización de la legislación farmacéutica actual, que constituya un marco regulador para los medicamentos en la UE.​
.