Autonomía estratégica, un proceso de supervivencia política que afecta a nuestra economía

5 Mar 2024

Actualmente, Europa se encuentra ante una situación compleja en la que necesita reforzar sus herramientas en ámbitos como la economía, sanidad, energía, defensa, agua y tecnología, entre otros temas, con el objetivo de velar por sus intereses. Así lo han puesto de manifiesto expertos del ámbito nacional e internacional en el XI Foro de Economía del Centro de Estudios de Políticas Públicas y Gobierno de la Fundación General de la Universidad de Alcalá (CEPPyG), que ha llevado el título de “Autonomía Estratégica: Desafíos Inmediatos”.

Estos dos días, más 100 políticos en activo de todo el arco parlamentario y de la Administración nacional y de las CC.AA., se han dado cita en este encuentro celebrado en el Congreso de los Diputados, para ahondar en los retos que debe afrontar Europa en aras de una menor dependencia económica.

Desde su primera mención por el Consejo de Europa en 2013, el concepto de autonomía estratégica ­­­­­­─ definido por el CE como la «capacidad de actuar de manera autónoma cuando y donde sea necesario, y con los socios, siempre que sea posible»─ ha cobrado relevancia en el ámbito europeo, en especial en lo relacionado con la Política Común de Seguridad y Defensa (PSCD) y la Estrategia Global de la UE de 2016.

Hace treinta años Europa representaba una cuarta parte de la riqueza mundial. Se prevé que en veinte años no suponga más del 11% del PIB mundial, muy por detrás de China, que ostentará más del 20%, y por debajo de Estado Unidos e India con un 14%. Esto, sumado a la inestabilidad que provocan los distintos conflictos bélicos, nos obliga a afrontar una situación en la que la interdependencia económica nos obliga a afrontar nuevas perspectivas”, destaca Juan María Nin, director del Foro.

Y es que, si bien la unión económica en la Unión Europea puede considerarse como autónoma, existen otros aspectos donde aún hay camino por recorrer. Una excesiva dependencia de otros países puede generar graves problemas de escasez y poner en peligro el crecimiento económico.

En los últimos años hemos vivido situaciones críticas en áreas como sanidad, energía, materias primas y más pronto que tarde, en servicios esenciales vinculados a tecnología e inteligencia artificial. Esto nos obliga a buscar soluciones que nos permitan seguir siendo competitivos, sostenibles y cohesionados, sin caer en el proteccionismo”, asegura Nin.

Los expertos han presentado la autonomía estratégica como un elemento indispensable para la planificación a medio y largo plazo, tanto en el ámbito político como económico. “Una Europa con más recursos y, por tanto, con un mayor nivel de autonomía, puede afrontar de manera más estratégica su relación con otras potencias, como Estados Unidos, fortaleciendo el multilateralismo”, ha afirmado Tomás Mancha, coordinador del Foro.

Por su parte, Carmen Mateo, directora del CEPPyG y presidenta de Cariotipo, ha subrayado el papel fundamental del Centro de Estudios en este tipo de encuentros entre la academia y la política, ya que “nos permite afrontar la búsqueda de soluciones a los nuevos retos que se plantean”.

Por último, María Sarabia, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Coordinación de la Universidad de Alcalá, ha destacado durante su intervención que «Europa ha de actuar unida y ejercer un liderazgo que garantice la defensa de sus intereses, libertades y valores al mismo tiempo que España ha de continuar consolidando sus prioridades geoestratégicas. Para ello, señorías, sepan que la Universidad de Alcalá seguirá siendo un faro del conocimiento que les acompañará a lo largo de toda su vida y la de sus sucesores».

.

.