Expertos señalan la necesidad de intensificar la cooperación en defensa para proteger a los ciudadanos europeos

5 Mar 2024

Europa está aumentando su inversión en capacidades estratégicas, como ciberseguridad, inteligencia artificial, tecnología espacial y defensa cibernética, entre otros aspectos, para hacer frente a potenciales amenazas y desafíos en el ámbito de la seguridad. Así lo han puesto de manifiesto expertos del ámbito nacional e internacional en el XI Foro de Economía del Centro de Estudios de Políticas Públicas y Gobierno de la Fundación Universidad de Alcalá (CEPPyG), que ha llevado el título de “Autonomía Estratégica: Desafíos Inmediatos”.

Más de 100 políticos en activo del ámbito parlamentario y de la Administración nacional y de las CC.AA., se han dado cita en este encuentro celebrado en el Congreso de los Diputados, para ahondar en cuáles son los retos que debe afrontar Europa para una menor dependencia.

En este contexto, el general del Ejército del Aire (Ret.), José Luis Triguero de la Torre, ha hecho hincapié en la importancia de invertir en seguridad y defensa, poniendo el foco en la necesidad de una política de Estado consensuada, una planificación estratégica clara, y una inversión adecuada en capacidades y recursos.

La defensa debe ser considerada un asunto de Estado, respaldado por un consenso y una financiación adecuada y suficiente, y debe estar dirigida por una estrategia de defensa coherente y bien financiada para el futuro de España y la UE”, señala Triguero.

Entre los temas abordados destaca la creación del Fondo Europeo de Defensa. A través de este, La UE busca apoyar la investigación, el desarrollo y la adquisición de capacidades militares avanzadas, con el objetivo de impulsar la innovación en la industria de defensa europea y reducir la dependencia de tecnologías y equipos militares extranjeros.

En palabras de Federico Torres Muro, embajador de España ente la OTAN, Europa debe fortalecer su industria de defensa y “promover la innovación en el sector para garantizar el suministro de equipos y tecnologías críticas en caso de crisis o conflicto, como vivimos con Ucrania o en su momento con Crimea. Esto contribuirá a reforzar nuestra autonomía estratégica y a preservar la seguridad y la estabilidad en la región”.

Durante el Foro, los expertos han presentado a la autonomía estratégica como un elemento indispensable para la planificación a medio y largo plazo, tanto en el ámbito político como económico. “Una Europa con más recursos y, por tanto, con un mayor nivel de autonomía, puede afrontar de manera más estratégica su relación con otras potencias, como Estados Unidos, fortaleciendo el multilateralismo”, subraya Tomás Mancha, coordinador del Foro.

Por su parte, Carmen Mateo, directora del CEPPyG y presidenta de Cariotipo, subraya el papel fundamental del Centro de Estudios en este tipo de encuentros entre la academia y la política, ya que “nos permite afrontar la búsqueda de soluciones a los nuevos retos que se plantean”.

.

.